CON NOMBRE DE MUJER


El 26 de abril fue un día memorable, un día que recordaré con entusiasmo y con honda ternura. No fue un día cualquiera en el calendario, sino uno de esos días que nunca se olvidan y cuyo recuerdo perdura siempre en la memoria. Al escuchar su discurso, tejido con magistral dominio, me supe ciertamente reconfortado y enormemente agradecido. Su voz era sincera, su pensamiendo tan lúcido, exquisito se diría. Me reconforta saberme tan bien representado como hombre que, una vez más se lanza a la arena de lo público, con la única y decidida vocación de servicio. Su pensamiento brotaba del corazón, del compromiso puro de aquellos que se ofrecen, olvidándose de sí mismos, a la entrega total por hacer de la política la más noble de las tareas. Y me alegra haber sido llamado un día a compartir un mismo ideal: fabricar la paz en la cultura a través de la educación. Puedo decir con orgullo que la educación en Andalucía tiene nombre de mujer. Llegó para arroparnos con su presencia y con su palabra, con ese don de gentes, con ese vital compromiso que la fortalece y la hace más grande, en esa grandeza de aquellos que sirven con lealtad a los más elevados ideales. Ella es un ciudadana de los pies a la cabeza. Ciudadana con letras mayúsculas. Y no cabe duda que este pueblo, Alhama de Almería, el pueblo de D. Nicolás Salmerón, le estará enormemente agradecido. Gracias, Cándida Mártinez López, por servir con tanta pasión y dignidad a la causa común de hacer que la educación de nuestra Andalucía sea cada vez más equitativa y de más calidad.

Comentarios

Fernando García Gutiérrez ha dicho que…
Parece, hermano, que hablar bien de una política (casi peor de un político) en los tiempos que corren no está bien visto. Por ello agradezco tu valentía, otra vez el primero en dar un paso adelante, al decir lo que piensas públicamente de la Consejera Cándida Martínez (ya sé que más de la persona). Suscribo tus palabras una por una y me uno a la alegría de tan feliz circunstancia histórica. Siempre supe que iba en serio. Abrazos.

Entradas populares de este blog