XUSO JARES EN LA PAZ Y EN LA MEMORIA

Huele a tu mar, en mi tarde de otoño,
en mi sur de alas poderosas.
Y hacia tu mar, hacia tu luz disipada
camino a solas.

Acaso un día,
sin acertar siquiera al tacto de tu voz,
mis pasos se encuentren con tus pasos,
en cualquier orilla
de cualquier mar del mundo.

Cercano estás,gozosamente,
desde ayer hasta cada mañana,
en el libre vuelo de las aves.

Comentarios

Francisco A. Muñoz ha dicho que…
Un poema lindísimo, como los buenos recuerdos de Jesús

Entradas populares de este blog