La juventud y la cultura de paz


El 17 de diciembre de 1999, la Asamblea General, en su resolución 54/120 hizo suya la recomendación de la Conferencia Mundial de Ministros de Asuntos de la Juventud (Lisboa, 8 a12 de agosto de 1998) de que el 12 de agosto fuera declarado Día Internacional de la Juventud.

Según las resoluciones de Naciones Unidas, los gobiernos están obligados a velar por que los niños y niñas, desde una edad temprana, reciban una educación sobre los valores, las actitudes, los patrones de conducta y los hábitos de vida que les permita resolver los conflictos de forma pacífica y con un espíritu de respeto a la dignidad humana, tolerancia y no discriminación. Además, deben promover una cultura de paz, tolerancia y diálogo, tanto en la educación académica como en la no académica. Deber que considera que los jóvenes son agentes de paz dinámicos y de que, en lugar de ser parte del “problema”, deberían convertirse en parte de la solución.

Son muchas las experiencias educativas internacionales que revelan las buenas prácticas de las instituciones docentes que promueven y refuerzan el respeto de todos los derechos humanos y libertades fundamentales y hacen hincapié en la paz, la solidaridad, la tolerancia, la responsabilidad y el respeto de la diversidad y los derechos de los demás.

En Andalucía, la Red de Escuelas: Espacio de Paz es un ejemplo del compromiso y dinamismo de los centros educativos a favor del aprendizaje ciudadano, la mejora de la convivencia y la resolución pacífica de los conflictos. En este sentido, el esfuerzo iniciado hace una década con motivo del Decenio de Naciones Unidas para la educación sobre la Cultura de paz , es motivo más que suficiente para proseguir con los proyectos integrales y mantener este enfoque, dado que esta experiencia, internacionalmente reconocida, es además uno de los pilares fundamentales para fomentar la cultura de paz que constituye uno de los objetivos básicos de nuestro Estatuto de Autonomía.

Comentarios

Entradas populares de este blog